Usuario

Lentejas, preparación básica

Fundador @estadisticoveda 18 julio 2023

, ,

Publicado el 18 de julio

Lentejas, receta al estilo de mi abuela Celeste

">

 

En cada hogar se preparan de manera diferente. A veces con vegetales, otras solas o con carne…
Lo que he comprobado es que se tiende a hacer mezclas pesadas y densas. Por ejemplo, con patatas o arroz…

El secreto para unas lentejas idílicas y que nos sienten muy bien es:

    1. Poner en remojo un mínimo de 8 horas previa a su cocción.
    2. Pasado el tiempo del remojo: Enjuagar perfectamente hasta que el agua esté completamente transparente
    3. Hechas en la olla con el agua hirviendo, así no se pasman o se bloquean. Esto es importante para que queden bien blanditas. O sea, no las hechas cuando el agua está fría aun.
    4. Cocinar con abundante agua porque así podrás tirar el agua sobrante, que es la que tiene espuma del antinutriente que poseen las legumbres. Esta espuma es importante quitarla para evitar gases o indigestiones
    5. Cocinar a fuego bajo, tapada a partir de que quitaste el agua sobrante y la espuma.
    6. Cocinarlas hasta que se puedan deshacer fácilmente con los dedos. Separa unas cuantas y frota sutilmente para ver con detalle si les falta un poco o ya es suficiente.
    7. Añade una cucharadita de tu Masala (recetas de mi libro) para, pitta o kapha. Esto le dará un toque mágico, digestivo y sabroso.

Truco de Celeste

Si aun así sientes que te caen pesadas, entones no comas los vegetales que la acompañan. El truco es batirlas con un poco extra de agua, colarlas con un colador fino y tomar como si fuese un Caldito de lentejas. De esta manera no te saturan y ademas estás facilitando la absorción protéica y la asimilación nutricional.

Personalmente y en mi experiencia con tantas Divinas: Al rededor de una o dos veces por semana es más que suficiente para comer lentejas. Tengamos en cuenta que no dejan de ser alimentos que requieren de una cantidad alta de energia para su digstión. Si te sientan bien, puedes acompañar un pequeño bol de lentejas con un poco de ensalada simple. Eso es suficiente, no un plato jigante de post-guerra…En fin, ya me entiendes. En exceso te te pueden dejar la cabeza y la tripa como un bombo.

¡Dime qué piensas de esto!
Como las preparas, y con cuanta frecuencia.